lunes, 20 de julio de 2015

ESCRIBIR COMO VÍA DE ESCAPE

Hace dos años abandoné mi blog. Ya sabéis, me puede la pereza. Y esto es una constante en mi vida. Dos años después, la vagancia más suprema sigue apoderándose de mí. Pero llevo tiempo dando vueltas a la idea de volver al blog. Porque sigo en paro y me agobio; porque me caso en tres meses y quería compartirlo; porque estoy haciendo dieta y me he vuelto adicta a maquillajes, cremas y potingues varios; porque mi hermana se va a comprar un piso y me hace una ilusión tremenda ver lo feliz que está; porque terminé mi cuarta carrera, mi segundo máster y estoy embarcada en sacar el C1 y las opos de administrativo, que parece que se resisten.
Y, sobre todo, porque echo de menos esa época en la que solo tenía que ponerme delante de un folio en blanco (véase pantalla de ordenador) y todo fluía, todo mejoraba y se me aliviaban las cargas.
No sé si haré dos entradas o 200, pero aquí estoy y me gustaría quedarme.

Que paséis una feliz semana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario