miércoles, 26 de junio de 2013

FALTA DE CONSIDERACIÓN

Eso han tenido en un colegio en el que hice una entrevista el martes pasado. Colegio al que llegué y me abrazaron, en el que me dijeron que llevaban dos años esperando para poder llamarme (hace dos años no me cogieron porque tenían que coger a un varón, esas cosas pasan). Un colegio que tenía mi currículum guardado en una carpeta que rezaba: BUENOS, y que me enseñaron como muestra de su interés Un colegio en el que no me hicieron prueba de inglés porque dijeron que no hacía falta porque se veía mi preparación, mis ganas, mi formación, y en el que deseaban de corazón que fuera yo la elegida. Un colegio en el que la primera entrevista fue la mía y se planteaban que no hacía falta mucho más. Unos directores que se despidieron diciendo lo maja que era y que me responderían el viernes o, como muy tarde el lunes, pero que no me preocupara.
A día de hoy, sin saber nada y comida por los nervios, he llamado yo Era MI OPORTUNIDAD, una plaza fija para mí, por lo que estoy peleando desde hace trece años. Me han dicho que no sabían donde esta la directora pero que me llamaría. Al rato me ha llamado, sí, y me han dicho que se lo han pensado y no van a coger a nadie este año, que había que mover a varios profesores de sus sitios y era mucho lío, que adios muy buenas. Y digo yo, si la plaza era una jubilación, si la plaza era para una profesora bilingüe, ¿qué había que mover?, ¿Quién va a ocupar ese puesto que pueda dar educación bilingüe siendo que es el primer año que el colegio lo oferta?. Si habían decidido eso, ¿qué les costaba llamarme el viernes y no tenerme sufriendo e ilusionándome tantos días?
Hoy estoy frustrada, desilusionada y bastante dolida con el mundo.

Gracias por leerme y permitir que me desahogue. Besos.

jueves, 13 de junio de 2013

REGALITOS REGALITOS

Lo prometido es deuda y aquí están los esperados regalitos. Cuando mi chico me dio el regalo, ya solo ver una caja envuelta me hizo ilusión. Me dijo que esperaba que me gustase y, no me mentía yo, cuando le dije que aunque estuviera llena de papeles de periódico me haría ilusión. A mi me encanta abrir regalos, grandes pequeños, caros, baratos, hechos a mano. Me da igual que cuesten 1 euro o 1000. Solo pensar que alguien ha pensado en mi me vale. Imagináos pues mi cara cuando, a las 18:30, suena el timbre y un apuesto mensajero me entrega una caja enoooorme, que mi hermana había dejado encargada antes de irse a su viaje de boda.
Y he aquí los regalos de mi chico y de mi hermana.


Ahhhhhhh, si, es un Furby. Tengo dos gatos que son los celos en persona desde que esto ha entrado en mi casa. Cuando no miro le pegan en la cabeza y cuando hablo con él, se marchan con el rabo tieso. Las primeras palabras que ha aprendido en castellano han sido: tengo sueño. Claramente ya pertenece a esta familia.
Hace una semana vi el anuncio del furby en la tele y, en algún momento debí decir algo del tipo: ¡Halaaaaaaaa, qué chuloooooo!. Pues regalito.


Juguetes y chuches. Mi hermana, que me conoce fatal, me ha enviado una bandeja de merienda para dos, compuesta de: dos donuts, dos magdalenas gigantes, una especie de sobao gigante con almendritas por encima, un trozo de tarta de manzana con una velita, un termo, una taza, cereales, un cruasán, y tes, cafés y cosas variadas. La bandeja es de mimbre negra chulísima. Ah, y el globito claro.

Para rematar, ayer mi chico APAGÓ EL ORDENADOR, y me llevó a cenar por ahí. Este sábado después de mi examen iremos a comer para recelebrar. Desde luego ha sido un cumpleaños interesante y emocionante. Pero me doy cuenta que me hacen regalos de niña/quinceañera, y no lo voy a negar, me encanta.

Besos a tod@s y feliz día.

martes, 11 de junio de 2013

REGALO DE CUMPLEAÑOS

Ayer no os conté el regalo que le hice a mi novio. Fue su cumpleaños el domingo y, como no le gustan las tartas, se me ocurrió prepararle esto:

Aparte que la economía no da para más, me pareció original usar uno de los pocos dulces que el gustan. El sábado tengo examen y luego me iré con él a celebrar los cumpleaños. El domingo tenemos más comida, esta vez con los amigos. Y hoy la tendré yo, con otro amigo más. Estoy pensando que el propósito de adelgazar tendrá que esperar otra semana.

Feliz martes.

lunes, 10 de junio de 2013

YA HA PASADO MEDIO AÑO

¿No os da la sensación de que esté año se está escapando veloz, sin darnos cuenta? Yo llevo días pensando, que hace nada estaba con el rollo de los propósitos de año nuevo, pensando lo que quería y no quería para este año, y ya  ha pasado la mitad. Llevo medio año básicamente estudiando sin parar. La cosa va dando frutos, porque me he sacado donde asignaturas en un curso y ninguna ha bajado del notable. Eso sí, me he llegado a aburrir mortalmente. Tanto, que mientras escribo esto estoy viendo Gran Reserva: el origen.
Y así sin darme cuenta, vuelve mi cumpleaños. Yo en mi cumple suelo hacer otra vez propósitos y balances. Como pilla justo aquí, en la mitad del año, no es un mal momento. Para el medio año que queda, como no, me planteo encontrar ya un trabajo en lo mío. Esto es un propósito trampa, porque por mucho que yo busque y haga, hay un factor que no puedo controlar. Y tengo que ser consciente de ello porque luego una se frustra y no puede ser, que la vida ya tiene lo que tiene para encima vivir amargada.
Luego me he planteado que no quiero ser como no quiero que sean conmigo. Realmente eso lo decimos todos, pero llevo un tiempo dando vueltas a una cosa. Soy fan total de facebook y, día a día, prolifera esta gente que pone mensajes profundos, cartelitos de cómo hay que ser, opinar pensar. Me gusta mucho leer frases profundas, buenas intenciones y declaraciones de integridad en facebook. Sobre todo cuando vienen de personas que se cambian de chaqueta frecuentemente y hacen justo aquello que siempre han criticado por tal de encajar. No entiendo estas dobles morales. Es en plan: me das asco pero me voy de copas contigo, dicho en plan llano y adaptado a todos los públicos. Y es que eso eso, que la gente es facebook es buena, íntegra, amiga de sus amigos, tolerante, consecuente con sus pensamientos,... Pero luego se van de viaje con aquellos a los que dos días antes ponían de vuelta y media y decían de ellos que eran cortitos, aburridos, y no había quien trabajara con ellos. Yo también suelo poner frases, pensamientos profundos y cosas así. Y me pregunto a veces si seré de esas personas que predican con el ejemplo o me cambio la chaqueta según me da el aire. Imagino que el primer pensamiento de todos es decir: yo no soy así. ¿Pero no lo somos realmente?.
A mí me gusta cuidar a los míos, pero en el momento un amigo o pseudo-amigo me falla mínimamente, yo pongo on el modo rencor y me distancio. Si esa persona es tan dejada como yo y no hace nada por remediarlo, al final la amistad se va al garete. Será por eso que tengo tan pocos amigos. Me gustaría tener más, pero a estas edades da tanta pereza, que más vale cuidar a los que ya se tienen. PERO, ¿qué pasa cuando sientes que ellos no te cuidan a ti? ¿Qué hacer en ese caso?. Ahhhh amigos y amigas, qué complicado es esto.
El resto de mis propósitos son un bucle de "quiero adelgazar", "tengo que repasar inglés", etc, etc, así que los omito. Pero realmente el cambio de actitud me lo planteo. ¿Seré capaz?
Bes@s para tod@s y feliz lunes

jueves, 23 de mayo de 2013

TENÍA QUE PONERLO

Este es el regalo que los novios me hicieron a mí y solo a mí en la boda. No sé si es porque yo era la única soltera de la boda (no casada) o que ser la hermana de la novia te da un privilegio especial. En cualquier caso me daría una pena enorme comérmelo y se quedará ahí, al lado de la figurita que me regalaron, hasta que los dulces se pongan verdes y les salgan amiguitos en forma de gusanos.


¡Feliz jueves!

miércoles, 22 de mayo de 2013

CRÓNICA DE UNA BODA II

Con algún día de retraso, aquí llega la segunda parte de la crónica de la boda de mi hermana. La llegada al restaurante fue un poco estresante para mi. Yo había planeado que, cuando los novios llegaran se encontraran sus dos muñecos en sus platos. Pero ay amigos, que el restaurante no sabía dónde había puesto las cajas con los muñecos. Sabían que debían estar en alguno de los 10 almacenes que tienen, pero ni sabían en cual, ni aparecía el chico que tenía las llaves. Encontraron las cajas justo cuando los novios entraban por la puerta del restaurante, así que soborné a un amable camarero para que los entretuviera un par de minutos, lo justo para darles una copita y que yo pusiera los regalos.
Por fin estaba todo en su sitio y llegaron los novios: venid que tengo algo para vosotros, les dije yo toda cándida. Les llevo hacia la mesa y me encuentro con el fotógrafo metiendo la zarpa en los muñecos para inmortalizarlos. ¡Mirad que techo más bonito!, les dije mirando al cielo esperando a que el fotógrafo acabara de manipular mi obra. Y por fin, después de mucho nervio, recibieron mi regalo.
El resto de la noche transcurrió entre fotos, comida variada y muchas risas. No me voy a poner a hablar de entrantes y tapas y esas cosas, porque más o menos en todas las bodas se come abundante. Os pondría una foto de los caramelos de morcilla, pero mi cara comiéndomelo no es apta para blogs. Lo que sí puedo decir es que hubo mucho besuqueo y mucha cara de bobos por parte de los recién casados. Corte de tarta y más cara de bobos, entrega de detalles para los asistentes y más cara de bobos. Aquí los que decían que se casaban por papeles, estaban totalmente subidos en una nube. 
Y como os prometí, os dejo una foto como muestra de lo que fue el regalo a los asistentes. Una figurita personalizada para cada uno de nosotros. La mía lleva la goma del pelo negra en la muñeca, mi reloj de cerámica blanco, mi atuendo estrella del verano pasado y mis dos gatos. Un detallazo. Nunca había ido a una boda donde se lo curraran tanto.


Feliz mitad de semana.


lunes, 20 de mayo de 2013

EL COCHE QUE NO LLEGÓ

El viernes fue el día. Mi hermana se casó. Fue una boda original donde las haya. 24 invitados, exclusivamente la familia más directa. Mi hermana iba espectacular, qué voy a decir yo, que se me fue cayendo la baba durante horas. Mi padre era una especie de ser con traje emanando orgullo por todas partes. Hasta la risilla floja tenía. Y mi madre, como no, atacada de los nervios. Yo creo que al día siguiente seguía nerviosa todavía.
La ceremonia fue muy bonita. La novia llegó llorando y se fue llorando. Somos más llorones de lo que pensaba. La pobre tuvo un susto antes de empezar y es que su flamante coche, el que la tenía que llevar a la boda, no llegó. Se perdió por las calles y mi hermana, fue la original novia que llegó a su propia boda en taxi. La verdad que es una putada. Yo no me explico como el señor conductor no tenía por lo menos un GPS actualizado. Y cuando por fin apareció por allí, lloró con la emoción, con el suegro, con el padrino, con mi madre, con el novio...
Encima empezamos media hora tarde porque la boda anterior se retrasó. Se ve que allí hizo discurso hasta el tato y nada más se oían aplausos y vítores dentro. Eso sí, nos dieron tiempo para hacernos miles de fotos.El padre de la novia se debió hacer fotos hasta con las columnas. Cuando mi hermana entró por el pasillo del salón de bodas, entró llorando. Ahí ya debió soltar el estrés que tenía la chiquilla. Y la ceremonia, aunque corta, fue muy bonita. El concejal se apiadó de ella y, después del si quiero la dejó besar al novio, después del anillo la dejó besar al novio y si nos descuidamos hacen ya el hijo allí mismo.
Cuando llegó mi momento discurso fue todo un cuadro. Subí al micrófono y me encontré, como no, que mi hermana ya estaba llorando antes de empezar. Cuando terminé, tres minutos justos, y levanté la cabeza porque si no llegó a leer no hubiera podido terminarlo me encuentro: al concejal sin gafas secándose los ojos, a la ayudante llorando, a mi padre hecho una madalena, mi madre y el suegro de mi hermana igual, y pañuelos por todas partes. Yo os juro que desconocía tener este efecto cebolla. Y tampoco dije nada del otro mundo, pero se ve que cuando las cosas salen de dentro tienen este efecto.
Os dejo aquí una foto del que fue mi regalo para ellos. Mañana, junto con la crónica del banquete, os dejo foto de lo que me regalaron ellos a mí, porque se lo curraron un montón.

Feliz lunes.

domingo, 5 de mayo de 2013

CUENTA ATRÁS

Quedan doce días para LA BODA. Doce días en los que me gustaría desinflarme, en los que tengo que terminar el regalo de la boda, rematar el discurso y procurar no ponerme nerviosa en exceso. Parece mentira que siendo mi hermana la que se casa, yo estoy más nerviosa que ella. Imagino que porque quiero dejar todo lo de la universidad terminado para no tener nada en la cabeza que no sea la boda y la familia.
Ayer lo pensaba, una vez más, y sigo con la idea de que no me apetece nada casarme. O por lo menos, no me apetece nada preparar una hipotética boda. A mi me lo tendrían que dar todo hecho, eso si, a mi gusto. Hoy veía yo el Divinity, porque a veces tengo estas cosas, y ponían un programa de novias de Beverly Hills. Sin palabras, incalificable. Mujeres o bien hiperoperadas o bien redondas tirando a fofas. Tetas redondas, cinturas imposibles y vestidos más recargados que la cara de Carmen de Mairena. Y ahí salía una pájara, hermana de una gran hermana americana, que decía que no se podía decidir porque todo le quedaba bien. Y venga a beber champan y venga a recibir atenciones. Así, casarse es otra cosa. Y con un presupuesto de 20.000 dólares sólo para el vestido, más todavía.
Yo creo que, si me caso, iré a lo cómodo, que ya me complico la vida yo sola últimamente. Mi última complicación ha sido intentar apuntarme a la moda del Tumbrl. Y digo yo: si ni siquiera lo se escribir, como carajo lo voy a utilizar. De momento he sido incapaz de hacerlo, ni de buscar famosillos para seguirlos. No es fácil la cosa, aunque si Tequila ha podido, a lo mejor yo también. ¿Cómo lo veis? ¿Tenéis de eso? O ya es bastante con Facebook, Twitter, instagram y blog.

Besos y feliz domingo.

lunes, 29 de abril de 2013

PRIMAVERA RETRÁCTIL

Me encanta que la primavera haya decidido recular unos días y dar un respiro. Esa semana de calor atroz que hemos vivido me ha puesto los pelos de punta. Pero hoy está lloviendo, está gris y en estos momentos tenemos 7 gradetes. Estoy encantada, con una pereza que ni con café en vena, pero encantada. Después de una semana plagada de trabajos y de estrés, y recuperada de mis vértigos, había pensado tomarme esta semana un poco más relajada. Pero señores, señoras, va a ser que no. De pronto me han caído otros cuatro trabajos que me gustaría tener listos antes del día quince que nos vayamos de bodorrio. Además tengo todavía pendiente terminar el discurso para mi hermana, terminar su regalo y alguna cosa más.
Creo que tienen razón los que dicen que yo no sé vivir sin estrés. Siempre pienso en lo feliz que estaría sin estrés, sin estudiar, y sin otra cosa que un trabajar y dedicarme a mi vida y mis hobbies. Pero en cuanto me relajo, taca, me invento algo para estar más ocupada de lo que el cuerpo y la mente necesitan. ¿A vosotros también os pasa?. Hoy mismo he dicho: venga, salgo por la mañana un rato, me despejo y por la tarde a estudiar sin parar. Y me he levantado, me he tomado un vaso de leche y me he sentado delante del ordenador, sin darme opción ni para alegrarme la vista con la lluvia.
Creo que quien me vaya leyendo verá en mí un bucle: apatía, desconcierto, hiperactividad y vuelta a empezar. Ahora estoy en una mezcla de las tres cosas, porque estoy hiperactiva, pero apática para mis cosas personales y desconcertada por todo lo que quiero hacer y la restricción que tengo porque solo puedo hacer cosas de la universidad. Yo creo que una ya va creciendo, va teniendo una edad y no puede andar con estos tiovivos mes sí, mes también.

Os aviso que estoy volviendo a tener sueños de esos tan surrealistas que me caracterizan, pero el de anoche me da vergüenza contarlo, de verdad. Yo solo quería sentirme una princesa y que el príncipe del sueño me hiciera caso a mí, aún no siendo la princesa de su cuento. No sé, era todo muy raro pero me imagino que tiene que ver con estas cosas que me dan periódicamente de necesitar más atención por parte de mi chico, necesitar un beso, que me miren como el primer día,... Estas cosas que tiene el amor.
En fin, que paséis una buena semana cargada de amor.

Besos.

viernes, 19 de abril de 2013

YO CONFIESO

Hoy quiero confesaaaaar, que estoy enamoraaaaaaadaaaaa (al más puro estilo pantojil.). No, lo que yo voy a confesar es otra cosa, pero valga la entradilla para cotillearos que me parece fuerte fuerte la salida de los juzgados de la Pantoja con desvecimiento incluído y una señora gritándole: CHUPAORA!!, que vive Dios que me costó averiguar lo que era.
A lo que yo iba es a confesar uno de mis mayores pánicos. Lo desconocía hasta hace dos días. Sirva el resumen de que el miércoles me levante bueno, no me levante, me senté en la cama porque iba a hacer un pis, y empezó todo a dar vueltas, a moverse arriba y abajo y yo a caerme para los lados. Imposible ponerme de pie, un vértigo atroz. No me había pasado jamás y del susto me dio un ataque de ansiedad (qué pardilla, matizo). El caso es que mi chico, solícito él, y asustadísimo, quería llamarme a una ambulancia para ir al hospital, pero pudo mi orgullo y conseguí ponerme en pie y vestirme yo solita.
Como no podía ser de otra manera al hospital fuimos con suegrísima, que fue para hacer bulto porque para otra no cosa no hacía falta. Y he aquí que cuando yo estaba en la consulta con el señor doctor apareció mi terror más absoluto conocido hasta la fecha: LA VÍA. Nunca me habían tenido que coger una vía. Suelo ser aprensiva con esto del pinchazo, pero nada más de pensar que tenía que llevar una cosa ahí metida cogida con esparadrapos me dio, literalmente, unos sudores fríos, que pensaba que me daba otro ataque allí mismo.  Era algo totalmente irracional e incontrolable. Yo veía a la gente paseando con sus vías y con sus cosas allí metidas sin tubitos ni nada; moviendo los brazos, las manos,..., y a mí me daba pánico hasta respirar profundo no sea que aquello se moviera.
De verdad que no me lo explico cómo es posible que yo lo pasara tan mal con aquello. Cada vez que lo veía moverse un milímetro ya me imaginaba un dolor totalmente insoportable y sangre saliendo a borbotones (o a Borbones, que con esto que son hemofílicos...). No quería ni que me hablaran mientras lo tenía puesto del esfuerzo que tenía que hacer por no entrar en pánico irreversible. Creo que el momento en que me la quitaron fue parecido a un orgasmo o al momento en que ves que has perdido cinco kilos que te sobraban, porque el alivio fue tal que hasta se fue el mareo -Sí, esto es una hipérbole-. Yo no sé si vosotr@s también tenéis algún tiempo de miedo irracional. Yo tengo asco a cucarachas y arañas, me da reparo andar sola por la noche por la calle, tengo miedo a cosas profundas como la muerte o la soledad más absoluta, pero que yo sentí con la vía fue indescriptible.
Y todo esto me jode mucho, porque pensar que no he sido capaz de controlar ese pánico me preocupa. Ni que me hubieran colgado en la boca de un volcán en pleno apogeo colgada de una sábana. Que era una cánula metida en la vena yo era la única a la que conozco que nunca le habían puesto una.
Preparaos porque el día que Atenea tenga que dar a luz lo mismo lo suelta en un ascensor por evitarse LA VÍA.

Feliz viernes.

lunes, 15 de abril de 2013

ESOS MOMENTOS INCÓMODOS

Que levante el ratón quien no se haya encontrado nunca de frente con esa persona a la que no quiere ver ni en pintura. Hay momentos en los que la incomodidad se hace tan patente que no entiendes como puedes tener una amiga/compañera tan cortita que encima se empeñe en hacer una foto y todo su afán sea que te pongas al lado de tu archienemiga. Y no se comprende que luego tenga la poca sangre de colgar la foto en facebook sin consentimiento ninguno para el descojone general.
Esa es la síntesis de mi domingo.Si desarrollamos un poco el tema tenemos una Atenea que el domingo fue de voluntaria a un puestecillo de la asociación en la que colabora que se ponía en un conocido mercado. Como parecía que había escasez de voluntarios, dejé de lado un rato mis cuantiosos deberes y allí me planté. Véase que el puestecillo es una mesa y para de contar. Pues ahí llegué y había seis personas además de mí para custodiar broches y llaveros. Ante mi estupor mi compañera y sin embargo amiga me dijo que la mayoría se marcharía luego. Yo me prepraré para pasar unas horas agradables con mi amiga y charlar un rato y tal. Pero como en todas partes hay gente a la que le encanta figurar, ahí apareció la figurante.
La figurante es una voluntaria que tiene una hija a la que yo le di clases particulares. Por grandes desaveniencias (básicamente me presentaba en su casa y no había nadie, me avisaba de que no fuera cuando ya estaba saliendo por la puerta y luego me ofrecía regalarme el sueldo de media hora para compensar mis desvelos entre otras cosas) decidimos que lo mejor era dejar de tener relación. Ella contraatacó con un (es que tú también me has hecho muchos feos delante de gente de la asociación (matizo que nunca habíamos estado juntas y con gente de la asociación para poder hacerle dichos feos). El caso es que figurante se presentó allí con su hija. Hija pequeña tenía una cara de me acerco y saludo o bien de esta es la cabrona que ha tratado mal a mi mamá, que no supe distinguir.
-Tía, que momento mas incómodo (Atenea a amiga)
- Joder, ya lo siento, no tenía ni idea de que venía (Amiga compungida).
Figurante e hija habían aparecido porque a figurante le encanta ser la salvadora del mundo y estar en plena movida de todo, por lo que se presentó sin avisar pensando que, al haber carencia de voluntarios, todos batirían palmas por lo buena persona que era. De paso le contaba a todo el que quisiera saber lo tooooodo lo que hacía en la asociación y lo estupenda que era, mientras hija pequeña se dedicaba a gritar, saltar y tocarlo todo. Y no, la niña no tenía ya cinco añitos para poder reirle la gracia. Yo me afané en hablar con la gente, en vender cosillas, en hacer socializaciones varias. Y en estas estaba, con una señora, cuando se oyó una voz: Foto de grupo, venga todas. Atenea ponte aquí. Atenea se revolvía y hacía ver que no podía dejar a la señora con la palabra en la boca. Hasta cinco fotos hicieron por esperarme. Y aviso, todo el mundo allí presente conocía la situación. No sé qué ganas había del morbo por hacer esa foto. Pues al final fui, pasé por detrás de ella, quiso "el azar" que me tropezara con su pie" y ahí quedó un bonito recuerdo de uno de los momentos más incómodos que he vivido últimamente (ese y que tenga que salir un chico de una conocida pizzería a abrirme la puerta porque yo no soy capaz).
Después la figurante decidió que su aparición estelar no surtía el efecto esperado y decidió marchar, cosa que agradecí y mi amiga y compañera también. Con gusto yo me hubiera ido mucho antes que ella, pero no le iba a dar la satisfacción.

Y ahora planteo, siendo ya suficientemente incómodo el asunto, ¿es necesario lo de la fotito? ¿Os parece normal que se celebre el cumpleaños de alguien y otro alguien invite al archienemigo del cumpleañero porque "no vamos a dejar a nadie sin llamar", siendo el cumpleañero el que organiza su propia fiesta y luego encima se enfaden con él porque se ha molestado?. (lo viví con mi chico el verano pasado). ¿Es tan complicado intentar no hacer pasar un mal rato a alguien? ¿ No creéis que estas situaciones son evitables?.
Con esos planteamientos os dejo un muy feliz lunes mientras yo me dedico a mis trabajos de universidad, que ya os contaré la última de mi compañera, que se "permite la libertad" -palabras literales- de modificar un documento mío hasta con SU PROPIA BIBLIOGRAFÍA. Lo más de lo más.

Besos para todos y todas y muy feliz lunes soleado.

jueves, 11 de abril de 2013

UN PASITO MÁS

Hace dos días salió la nota de First Certificate. Por los pelos de una pierna, pero lo he sacado. Además de una herida en la pierna de la que todavía tengo secuelas, he sacado un aprobado raspado de ese examen. Estoy contenta, pero como siempre hay tocapelotas, ahora me sale un amigo profesor con que "ya no es tan necesario". Menos mal que a veces mi chico se marca los detallazos que se marca y apareció en casa con un  muffin de triple chocolate para celebrarlo (en mi tierra es una madalena mu gorda). Estaba casi más contento que yo, y me gusta verlo porque me doy cuenta de que, aunque no lo demuestre nunca, le importa, y se preocupa por mí. Y estos últimos tiempos me ve preocupada y nerviosa y hasta las narices con el plano laboral y estudiantil.
El caso es que ya he dado un pasito más, he cerrado otro pequeño capítulo, que no está cerrado del todo porque tengo que seguir practicando, pero bueno es saber que me quito ese peso de los hombros.

Y mientras tanto el sol se sigue resistiendo a aparecer del todo, pero oiganme, que a las siete de la mañana nos hemos encontrado 18 gradetes. Casi me ha dado calor estar en la calle a horas tempranas.

Y como esta entrada de hoy es un descontrol total, porque no tengo tiempo de escribir y estoy haciendo entrada exprés, os cuento que anoche recibí un whatsapp a las 3:55 AM. Vamos a ver, por favor os lo pido, escribid a horas decentes. Que a mí me gustaría tener mi móvil con sonido por la noche por si hubiera una urgencia de cualquier tipo, y con gente como esta me es imposible. Yo no entiendo qué le pasa a una persona por la cabeza para pensar que semejante gilipollez como la que leí podía tener algún interés a esa hora de la mañana. Con lo que me gustan a mi los whatsapp, los feisbu, los line, los tuiter y todo, pero con moderación.

Y poco más que añadir.Que estoy loca con los trabajos de la uni. Me ha tocado aprender a la vez a usar el Google Drive, el CMaps, el Wikispaces y la madre que me parió. Me gusta la tecnología pero ha llegado un punto que no me entero de nada. Menos mal que el blog más o menos se me da.

Muchos besos y feliz jueves.

viernes, 5 de abril de 2013

HUMOR DE PERROS

Me gustaría saber de dónde viene esta expresión. Con lo majos que son los perros. El tema es que hoy vuelvo a estar de muy mala leche. Como ya dije ayer debe ser este tiempo que no varia, pero mecagoenlaleche que no hay manera. Yo lo sé, que estoy borde y antipática y desde ayer en el mutismo más absoluto. Prefiero eso que decirle a mi rubio que me tiene hasta las narices de los puñeteros juegos de ordenador y  de mover el culo solo para coger una cerveza. Mejor callar que coger por banda a mis compañeros en los trabajos de la uni y llamarles vagos, egoistas, inconscientes e inconstantes.
Lo bueno/malo de todo esto es que me despierto muchísimo por las noches. He vuelto a tener sueños de estos surrealistas que no ayudan nada a mi humor. Pero en uno de estos despertares se me iluminó el cerebro y esbocé lo que será el discurso de la boda de mi hermana. Yo puedo hablar 30 minutos sin pestañear pero, al preguntar a mi hermana sobre cuánto tiempo debería estar hablando me dijo: mujer si te pegas cinco minutos no va a pasar nada pero no te pases tampoco. ¡Cinco minutos! Pero si con eso no tengo ni para la introducción. Solo leer este parrafito que he escrito ya os ocuparía casi dos minutos leyendo a un ritmo normal y vocalizando. Parece mentira que la jodía no me conozca.  Encima me ha vetado, ¡a mí!. Hay temas tabú que no me deja tocar bajo pena de dejar de llamarme hermana (algunos tengo que reconocer que con razón). Otros son las típicas bromas que solo los más allegados podrían entender. Y luego están esos temas delicados tipo casi no llegan los papeles de la boda, paro, familiares no invitados,..., que no pensaba mentar de todas formas pero no está mal que me lo recuerden.
Aún con todos los vetos, creo que Fidel Castro hubiera hecho un discurso más corto que lo que yo tenía pensado. Y es que a mí desde chiquitita me ha gustado escribir. Soy de rima fácil y la frase de : escribe una redacción entre 120 y 180 palabras en los exámenes de inglés a mí me chupaba un pie. Yo tenía que contar por si me pasaba, no por si me quedaba corta. Lo que se me atraganta es dar la cara al público. Mi vergüenza patológica y mi inseguridad traspasa el límite de lo normal y razonable. Pero oye, que estaremos en familia y aunque leyese la lista de preposiciones y los reyes Godos, a mi familia le gustaría igual. Me dejo querer.
Espero que paséis todos y todas un buen fin de semana y que el sol se deje ver por fin.

Besos.

jueves, 4 de abril de 2013

VER LLOVER A TRAVÉS DEL CRISTAL

Creo que eso es lo que hemos hecho los españoles en el último mes y medio. Bien lo sabe Dios que adoro la lluvia, los días oscuros y fríos en los que me quedo en casa debajo de mi mantita leyendo, estudiando o haciendo lo que proceda. Y bien lo sabe todo el mundo que odio el calor y sudar, que es llegar mayo y ponerse el pelo de punta sabiendo que vendrán días insoportables y noches de insomnio. Pero oigan, que esto ya es pasarse. Que la semana pasada estuve en Córdoba y llovía, luego me fui a la playa y llovía, luego volví a casa y llovía. Y a día de hoy sigue lloviendo.
Mi madre está como una lechuga mustia y coincido con ella en que nos hace falta un poco de luz y de sol. Que una cosa es que nos horrorice el calor y otra que parece que nos hayan raptado el sol para que tengamos que consumir más electricidad. ¿Será cosa de los políticos? De cualquier forma, querido sol, por favor asoma un rayito. Yo espero que llueva en esta nuestra España porque la sequía es bastante más grave que pasar mes y medio sin ver al astro rey, pero a ver si las nubes y tú os organizáis y os alternáis un poco.
¿Será esta falta de luz la razón por la que últimamente la gente está de tan mala leche? Que cualquiera diría que les aprieta demasiado el tanga a algunas. Y luego veo a otras con el ánimo bajo, decepcionadas, desilusionadas. No sé qué nos pasa, pero si es falta de vitamina solar, ánimo que pronto llegará. Si es astenia primaveral, ánimo que pasará. Y si es que la vida nos está poniendo un poquito a prueba, ánimo que de todo se sale.



Feliz Jueves

miércoles, 3 de abril de 2013

CELEBRANDO LA VIDA

La semana pasada fue un no parar. Por si no lo he dicho suficientes veces, no me gusta viajar. El trajín de maletas, gente empujando, niños en los vagones de tren,... Esta vez me supere con cinco niños pequeños dentro del vagón de tren. Cuando no lloraba uno, lloraba otro, y si no, todos a la vez. Con todo, el viaje pasó rápido.
Los días en familia suelen ser de mucho caos y, esta vez, no iba a ser menos. En tres días tuvimos prueba de vestido de novia, prueba de traje de hermana de novia, preparación de fiesta sorpresa de 60 cumpleaños de mamá y reencuentro con amiga a la que no veía desde hace diez años. Respecto al reencuentro voy a ser breve. Lo resumo en: no entiendo como alguien a quien hace diez años que no ves y que teóricamente está deseando verte, lleva 35 minutos tarde por estar echando un polvo con el novio al que ve todos los días. Así, tal cual. Y encima me lo cuenta partida de risa. Como me dice mi madre, debes acostumbrarte hija, la mayoría de la gente es así, primero su culo y luego ya si eso, los demás.
El vestido de mi hermana espectacular. Bueno, el vestido no, ella. El vestido es muy muy sencillo. No tiene volantes, encajes ni nada que se salga de lo común. En mi familia si llevamos más parafernalia de la normal nos sentimos disfrazadas y no estamos cómodas. Así que, dentro de su sencillez, mi hermana ese día va a ser lo más de lo más, como tiene que ser. Es curioso ver a tu hermana la pequeña vestida de novia, con cara de boba y haciendo bailecitos para que se le mueva el cancán. Es una mezcla de madurez e infantilismo que no tiene precio.
Mi vestido es una pasada. Es bueno dejarse aconsejar por las madres, que son sabias, y por las hermanas, que a fin de cuentas es su día y puede medio "decidir" como irá su hermana a la boda. Yo no entiendo de matices en los colores. Es azul claro y punto. Con tul y laaaaargo hasta los pies. Me parezco un poco a Cenicienta cuando va vestida de princesa divina.

Y la celebración de cumpleaños merece un punto y aparte doble. Hasta la perra de mi hermana se puso gorrito de fiesta. La cara de mi madre cuando entró a casa fue épica. Se quedó tan flipada que se puso a acariciar a la perra y a decir que cómo le hacíamos eso con los pelos que llevaba (venía de la peluquería, matizo). Ni besos, ni gracias ni nada de nada. Mi madre tiene estas cosas. Creo que al principio no se daba cuenta de la que habíamos montado: ramo de flores, pancarta a lo americano, catering, gorritos y tarta. El completo. Ver a mi padre con un gorro de fiesta fue la cosa más surrealista de la noche. Tiene la cabeza gorda y el gorro era de niño. Cuando ya vimos que la gomita se le clavaba demasiado le dejamos que se la quitara. El pobre llevaba toda la tarde dando vueltas por la calle con mi madre entreteniéndola. Nosotras en el cáos más absoluto para recoger flores, adornos, comida sin que nos pillaran. Del evento, por supuesto, hay fotos a montones, pero os dejo una de la que liámos, porque mi familia es muy discreta y no le gusta figurar en los papeles.

Besos para todos.

martes, 19 de marzo de 2013

MI PADRE

Como es el día que es, entrada doble. Mi padre es un crack. En mi época de adolescencia lo recuerdo como una figura inflexible, incapaz de dar un beso, metódico, pausado, inalterable, tímido,... Mi padre era un señor que si decías teta en su presencia se sonrojaba, un señor que si llegabas cinco minutos tarde te castigaba dos meses, un señor que te decía que él ya tenía la vida resulta, que yo sabría lo que hacía con mis estudios.
Mi padre es un hombre que ha sufrido mucho por estar separado de su familia. Demasiados viajes de trabajo, destinos lejanos, pérdidas de eventos familiares importantes,... El haber pasado media vida separado de nosotras hizo que papá no supiera bien como lidiar con tres mujeres y se le iba la mano con la disciplina. Los dos días a la semana que pasa en casa, nos decía que estudiáramos, ayudáramos y nos comportáramos por los cinco días que no había estado. Y eso era muy agobiante, sobre todo llegada cierta edad. Como contraposición a eso mi padre es un hombre que siempre ha tenido una paciencia infinita con nosotras, que le diéramos el disgusto que le diéramos, siempre nos apoyaba, que nos ha levantado cuando nos hemos caído y ha sabido tirarnos de las orejas sin humillarnos o hacernos sentir peor de lo que ya nos sentíamos por las meteduras de pata de turno.
Con los años las hijas hemos crecido y papá ha madurado. Ha aprendido que dar un beso no es una muestra de debilidad, que contar un chiste verde en familia es muy divertido. Ahora sabe que estar en un pedestal está bien porque lo ves todo desde arriba, pero si te bajas puedes tener una verdadera relación padre-hijas. Cuando papá aprendió a expresar sus emociones, aprendió que no hay nada mejor que una conversación insustancial con la familia, que decir te quiero y que te lo digan es lo mejor que puede pasar dentro de una familia. Aprendió que coger un calcetín y envolverlo como si fuera un regalazo es algo que en nuestra familia nos iba a dar horas de diversión.
En mi familia todos hemos crecido y madurado juntos y eso es impagable. Nunca imaginamos que podríamos tener la relación que tenemos ahora mismo con mi padre, al que no cambiaría absolutamente nada. Ahora tenemos un padre cariñoso, una persona con la que te partes de risa con sus ideas, un señor que te pone de los nervios con sus aventuras con las compañías telefónicas y alguien en quien te puedes apoyar porque saber que siempre va a estar ahí, te va a dar todo lo que necesites y te va a querer aunque te sientas la peor persona del mundo. Y aunque no lo digamos, él sabe que a sus dos hijas y su mujer las va a tener siempre haciendo piña con él para disfrutar de la vida y superar lo que nos venga.

FELIZ DÍA PAPÁ.

NO ES LO MISMO NO SABER QUE NO QUERER

Y me refiero a ese tipo de gente que directamente te dice: hazlo tú que lo haces mejor, es que yo no sé, mejor lo hacemos juntos,..., y al final te acaban cargando un marrón de espanto. Mi padre y mi novio son dos sujetos con tendencias a escurrir el bulto. Todo lo que sea atención telefónica o actividad de carácter escrito, sea castellano o sea inglés, termina recayendo sobre la que ahora escribe. Los dos son seres perfectamente válidos para la primera actividad, pero lo arreglan todo con frases lapidarias tipo: "es que yo me voy a poner nervioso", "es que me gusta que me lo hagas tú", "es que si se lo digo a tu madre se enfada" o "churrita es que estoy en una partida muy importante".
La segunda materia entiendo que puede ser más complicada. Padre de Atenea es competente en tres idiomas además del suyo propio, y tiene amplios conocimientos de hablar en público y, por consiguiente, de elaborar sus propios escritos. Novios de Atenea sabe divínamente cómo abrir el traductor de google para escribir "que te den por ****" y poder escribirlo en el juego de turno. Entonces, ¿Por qué esa manía de delegar?. Algunas personas son inseguras, lo acepto. Pero esto no es inseguridad, es comodidad y vagancia a partes iguales.
En la asociación en la que estoy ocurre exactamente lo mismo. Te piden que modifiques unas palabras en un documento en Word, gente que trabaja en oficina o en otras labores donde la informática se hace imprescindible. Como algunas somos tontas lo hacemos, una vez, otra vez, otra vez. Y cuando ya hemos modificado siete veces el documento, entonces nos dicen que no les gusta el formato y que hay otro que les gusta más. Y tú, como eres idiota, adaptas el formato nuevo, y te dicen que no, que solo te lo enseñaban para que lo vieras pero que ese formato es una mierda. Y ya es cuando te plantas, porque una cosa es la familia y otra los conocidos y dices que no modificas ni un documento más, que esa no es tu labor y que tienes mucho que hacer para perder el tiempo en cosas que no van a ningún sitio. ¿Sabéis lo que pasa entonces? Que la gente encima se ofende y quedas como una especie de ser insolidario que no ha querido ayuda en una buena causa.
Entre estas muestras llegamos a donde yo quería ir a parar en un principio: los trabajos en grupo. Si habéis ido a la universidad es posible que caso todos coincidáis en que el  trabajo en grupo a ciertas edades es una tocada de narices y nada productivo. En el instituto es otra cosa. Pero cuando ya tienes la edad que tienes, que te venga alguien diciendo: "ya lo retocas tú luego", "es que tú tienes más experiencia", "vamos a quedar para trabajar (yo pongo el ordenador que ya trabajas tú)". Oye, se me llevan los demonios. Y lo estoy viviendo ahora. Tengo numerosos trabajos en grupo y la mala suerte de coincidir con una de las chicas en todos los grupos. Ha llegado a tal punto su nivel que no le ha importado que haga yo su parte y la mía, que yo me ofendería. Me pregunta todos los días qué tiene que hacer ella en sus asignaturas de manera indiviual y me da las gracias por tenerla organizada. Incluso me pregunta fechas de cosas que están en documentos colgados en internet, y hasta cómo tiene que participar en debates cuyas instrucciones están a la vista. Y no es que la chica no sepa, es que no le da la gana.Es una persona con dos carreras y un máster incapaz de organizarse para hacer un trabajo universitario. Yo me pregunto cómo ha llegado a terminar sus estudios anteriores.
Y yo estoy de los nervios porque estoy bombardeada. Entre la asociación, la chica esta, que si no entrega pierde el derecho al trabajo en equipo con lo cual se me queda el grupo cojo y tampoco lo puedo permitir, mi padre y sus historias con las compañías telefónicas que dan para otro post, mi chico que me interrumpe de mis labores para preguntar como se dice cállate y mata enemigos, mi madre y mi hermana con los preparativos de la boda pero a ellas las perdono que estoy emocionada perdida, y mis propios trabajos. Como se puede deducir, ayer tuve un día calentito. Todos estos factores juntos. Devastación total. Y la mañana ha empezado igual, las ocho de la mañana con un whatsapp que ponia: "¿De qué tema va el debate de la asignatura X?. La madre que me parió. Y solo estamos a martes. Que no es que no quiera ayudar, pero leche, hay que fijarse un poquito y ponerle ganas al asunto.

Feliz martes.

miércoles, 13 de marzo de 2013

MI MEJOR AMIGO

Me encanta leer el blog de Yo fui a EGB. Soy de esas nostálgicas que echa de menos los anuncios de juguetes cuando llega la Navidad: los anuncios de Mediterraneo juguetes para compartir, los anuncios de Mattel, Micro Machine, Nenuco, Barriguitas, Play Mobil, Pin y Pon y un larguísimo etcétera. Echo de menos los bocatas de Tulipán, los dibujos de Isisdoro y Los Trotamúsicos. Bueno, el que sea de los 70/80 sabrá de lo que hablo. Pues bueno, hoy han hecho una entrada hablando del mejor amigo de EGB. Me ha parecido que al autor de la entrada le ha salido la nostalgia por todos los poros de la piel y me he puesto tierna. Yo, como hija de quien soy, he dado unas cuantas vueltas por las tierras españolas. Con doce años me trasladé de Granada a Tenerife. La época en la que casi todo el mundo tiene super amigos de la muerte para toda la vida, donde el concepto de amistad empieza a afianzarse para mí fue un poco trauma. Pasé de una clase con 43 niñas a un colegio mixto donde todos te miraban y escrutaban. Caí en un colegio particular, donde cada año iban y venían muchos niños nuevos, y en el que el primer días los veteranos iban de nuevo en nuevo viendo como podían joderle la vida. Y eso es así.
Lloré bastante los primeros meses, pero las cartas de las que fueron mis compañeras en Granada me ayudaron muchísimo. Si hubíéramos tenido internet por aquella época la cosa no hubiera sido tan abrupta. El caso, que leyendo esa entrada he recordado a la que era mi mejor amiga hasta sexto de EGB. Era una chica peculiar, independiente, que iba a su bola. Esto lo he visto con los años, por aquella época era mi amiga y punto. Nos seguimos escribiendo muchos años, pero lo que tiene la adolescencia, que te entra pereza para todo y las cartas se espaciaron hasta desaparecer. Con el boom del Facebook la conseguí encontrar, pero nunca me quiso responder ninguno de mis mails ni mensajes. No sé por qué. Por lo que averigüe su vida cambió mucho. Ahora es profesora y artista que expone y todo el tema. Imagino que ya no encajo en su vida.
A partir de séptimo lo que tuve fue un mejor amigo. Alguien a quien a día de hoy sigo queriendo muchísimo. A pesar de que solo viví dos años en Tenerife, el contacto siguió por muchos años, seis o siete diría yo. Nos lo contábamos todo, lo compartíamos todo y de pronto, un día desapareció. Y hace dos años, de pronto reapareció en mi facebook. He hablado largamente con él y entiendo que desapareciera, no de mi vida, sino en general. Y lo he recuperado. Nos estuvimos buscando durante años, preguntando a todo el mundo, pero su círculo y el mío no terminaban de coincidir. Hasta que por fin coincidió. Y no os imagináis la alegría que me llevé.
Yo vivo desubicada. Llevo en esta ciudad más de cinco años. Y tengo que decir con pena que yo no siento que tenga un verdadero mejor amigo, o amiga. Las circunstancias no se me han dado. Sé que hay gente que estará ahí siempre para mí si lo necesito, pero creo que toda mi vida he echado de menos tener una persona que haya estado ahí siempre, que me haya apoyado, animado, que por vueltas que haya dado, estuviera ahí. He tenido todo eso, pero a tiempo parcial y con distintas personas Y siempre he sido de esas personas que he valorado muchísimo la amistad, que pienso que a los amigos hay que cuidarlos para lo bueno y para lo malo. Pero a mí, por lo que sea, no se me ha dado la posibilidad de poder tener a esa persona, a mi persona. No sé si a estas edades estamos a tiempo de encontrar algo así, pero me gustaría creer que sí.
El que tenga eso en su vida, que lo valore y que lo cuide, porque no sabe lo que tiene realmente.
Feliz miércoles.

martes, 12 de marzo de 2013

EXAMEN EN MODO AVENTURA

Qué estrés más grande pasé el sábado con el examen del First madre mía. Después de una siesta lo recordaba y me reía, pero es que casi todo lo que tenía que pasar pasó de ocho a tres. Para empezar abrí un ojo en la cama por una pesadilla mortal que había tenido y pensé: "mmmmm, todavía me queda un minuto para que suene el despertador". Y un minuto, dos, tres, aquello no sonaba. Me levanto extrañada pero dando gracias a la pesadilla y veo que lo había puesto para que sonara entre semana. Benditos sean los terrores nocturnos.
Cuando salí, con tiempo, para coger el bus y luego el tranvía, vi que al autobús le quedaban doce minutazos para venir. No sé en vuestras ciudades, pero en la mía, en mi parada, y con ese autobús concreto, era una exageración: "no llego" pense´, y con razón. Así muté a mujer maratoniana y me fui con paso ligero a la parada de tranvía correspondiente. Cuando llegué el autobús que tenía que haber cogido todavía no había llegado allí. Cogí mi tranvía y conseguí llegar cinco minutos antes de que empezaran los llamamientos.
Me extrañó que estuviera todo el mundo, o eso pensaba yo, en la puerta de la facultad esperando, pero como encontré allí dos conocidos que se examinaban no le di importancia al hecho de que la puerta estuviera cerradísima. Pensamos que abrirían justo para la hora. Pero el tiempo pasaba y aquello no se abría ni con el Ábrete Sésamo de toda la vida. Por suerte, por azar, por aburrimiento, nos dimos cuenta que había un pequeño éxodo hacia el lateral del edificio. Y allí estaban, las puertas abiertas, con todos los carteles de entrar por aquí, exámenes aquí, aulas aquí.... La madre que os parió a todos, no podíais haber puesto un cartel en la puerta principal diciendo que se entraba por el lateral, no. Nos teníais que poner el modo aventura en DIFÍCIL.
A pesar de estos avatares conseguí llegar, sentarme y hacer las dos primeras partes que me resultaron más fáciles de lo que esperaba. Aunque sabía que lo difícil estaba por llegar. Después del descanso, una de las examinadoras nos dijo: "A ver si entramos un poquito más deprisa ¿no?". Cosa más borde no se ha visto. Yo por hacerme la heroína entre deprisa sí, pero el espacio entre hilera de mesas e hilera de sillas es estrecho por lo que en lugar de andar de frente tienes que andar de lado. Yo me cago en el señor que tuvo la idea de poner entre silla y silla un gancho para colgar ¿qué? a diez centímetros del suelo no puedes colgar nada porque está en el suelo de todas formas. Me clavé el gancho justo al lado de la espinilla. Hablando mal me di tal ostia que solté un gritito. Pero el vaquero seguía intacto, así que a pesar de que me estuvo doliendo todo el tiempo, no le di importancia. (El resultado es que tengo una raja de unos cuatro centímetros en la pierna con su sangre y todo que me hice de una forma inexplicable porque el pantalón está intacto).
¿Algo más tenía que pasar? Siiiiii. A la una y cuarto teníamos la última prueba, el listening, la de escuchar vamos. A los cuatro minutos de empezar, con una audición con ecos y sonidos metálicos, el sonido decidió morir. Fue bajando pooooooco a poco y la gente empezó a decir que no se oía y el otro examinador a decir que lo intentáramos, pero no. Totalmente imposible. Después de informarse del protocolo que debían seguir, acordaron llevarnos a otro aula, pero ay amigo, todas ocupadas. Tuvimos que permanecer 35 minutos sentados, mano sobre mano, esperando que el resto de las aulas terminaran para poder movernos, con el consiguiente malestar de aquellos que luego tenían el examen oral, los que habían quedado con sus churris y los que se hacían pis. Yo me dije: "estos pipiolos no han opositado en su vida". Y aunque parezca mentira, conseguimos cambiarnos de aula, tener un sonido mucho mejor que el que teníamos y terminar el examen, eso sí, una hora más tarde de lo que debería. La gente como no podía ser de otra forma, salía indignadísima, criticando, corriendo. A mí lo único que se me ocurrió fue decir: "pues yo lo que tengo es hambre".
Y es que aunque no lo creáis, en estos meses he ido aprendiendo. Que no sé si lo habéis notado pero no soy tan ansías ni tan toca narices como antes. Las cosas son como son, y bueno: tuve una pesadilla, casi no llego, me lesioné y salí una hora tarde, pero oye, que luego llegué a casa, comí, me pegué una siesta de antología y me levanté como nueva.
Ahora el que sepa rezar que rece que no me quiero gastar otros 200 leuros en repetir la jugada, que lo mismo en vez de una herida, me amputan la pierna.

¡Feliz martes!

miércoles, 6 de marzo de 2013

SI QUIERES CALDO...

Yo me propuse en su día actualizar el blog periódicamente. A veces me cuesta más y a veces me cuesta menos. Mi vida no es que sea un dechado de emoción y aventura con mil historias y mil pensamientos que contar.Pues por si me costaba llevar adelante un blog, el karma ha decidido que lo mejor es que me acostumbre a llevar dos para ser más dinámica y emprendedora.
Desde una de las asignaturas de mi carrera, como actividad obligatoria, me piden hacer un blog para ir escribiendo todos mis avances y vivencias durante el semestre. En realidad no se llama blog, se llama PORTAFOLIO. Yo había oído hablar mucho del portafolio y pensaba que era una herramienta nueva, diferente, muy útil,...,, pero no. Resulta que un portafolio es lo mismo que un blog. O eso, o a mí no me lo están contando todo y algo se me escapa. Así que ayer me embarqué en la tarea de crear ese nuevo blog con los gadgets concretos que se nos piden, los apartados, las nueves de etiquetas... Qué pereza, no recordaba yo lo que era eso de crearlo. Un vez terminado es muy bonito, pero me costó casi una hora.
Ahora tengo que andar pendiente de qué cuenta de Gmail tengo abierta, con qué comento, con qué escribo y a quién le paso cada una. Está bien porque así me obligo a estar atenta, que a mí se me suele ir mucho la pelota, pero al final colgaré aquí una práctica de la asignatura o allí uno de mis pensamientos surrealistas, como si lo viera. Y la verdad, que mi profesora lea que el otro día soñé que le chivaba a Valentino Rossi que Jorge Lorenzo estaba trucando las motos, es algo que no me motiva en exceso.
Pues esa es mi realidad, esa y que ayer me llevaron a la Cincomarzada y me vine a casa con una madalena gigaaaaante rellena de chocolate y un pastel de chocolate y nueces. Me viene estupendamente tener algo que masticar justo antes de mi súper examen de inglés, que me tiene con las calandracas temblando.

POR CIERTO: observo que algunas bloggers están muy desaparecidas últimamente. Espero que todo vaya bien y solo sea un período de pereza o de mucho trabajo. Besos para tod@s
Feliz mitad de semana.

viernes, 1 de marzo de 2013

COSAS RARAS QUE UNA SUEÑA

Parece que todo el tema de ayer se va alejando poquito a poquito. Hoy que me he levantado con el ánimo más templado acabo de caer en la cuenta que llevo tres noches soñando cosas rarísimas. Hace tres noches soñaba que, de no se sabe donde, aparecía una colmena enoooorme de abejas y venían todas a por mí. Eso sí, todas a la pierna derecha, no me pregunten por qué. Cuando se marchaban veía toda la pierna llena de picaduras, sin dolor ni nada, pero toda llena. Yo que soy muy de creer en los significados de los sueños me planteo si no será que tengo miedo a la gente que me intenta hacer daño. Tampoco me he parado a buscar el significado en el todopoderoso Google, pero creo que, si los sueños significan algo, este está más que claro.
Hace dos noches, agarraos donde podáis yo era un hada-princesa. Tal como lo escribo. Vivía con mi padre, que en el sueño sería mi padre pero en la realidad no sé quién es ese señor que aparecía ahí. Él no sabía que yo era eso. Y entonces venía a casa un chico que era un príncipe pero él no lo sabía. Entonces yo con mis polvos mágicos (OJO: purpurina con forma de estrellitas) le transformaba y me transformaba yo para que él viera quiénes éramos. Pero miatú, que el muchacho no quería ser un príncipe y me volvía a pedir que le transformara. Yo me podía transformar otra vez en plebeya pero a él no podía. Mi sueño terminaba ahí y yo dando vueltas a la cosa creo que esto está muy relacionado con mi situación sentimental. Tengo un novio que cuando quiere es un príncipe, de pronto evoluciona a ser atento, cariñoso, detallista. Pero dura poco y vuelve a mozo de cuadras en cuestión de horas, que es realmente donde él se siente cómodo. (No tengo precio como analista).
Esta noche le ha tocado el turno a mi pobre padre. Ya ves tú que mi padre es un santo. Pues resulta que en mi sueño mi padre era el de Modern Family, que es un señor al que yo le tengo mucho asco en la serie. Y resulta que se iba con otra mujer y dejaba a mi madre. La mujer tenía una hija pequeña, entonces papá Modern Family pasaba de mi hermana y de mí y yo lloraba mucho porque mi padre hasta me había retirado el saludo y solo quería cuentas con la enana nueva. Y para esto sí que no tengo explicación. Somos una familia unida y bien avenida y lo único que se me ocurre es que últimamente me está importando más todavía lo que la gente opina de mí y de lo mío (véase el tema de la asociación de ayer). Que me duele en lo más profundo que la gente haga o diga cosas sin fundamento, sin base, sin saber. Y que me he dado cuenta que hay una serie de personas que se han ido alejando (de mí o de allegados y amigos míos) poco a poco según no iban ya recibiendo beneficio de esa supuesta amistad. Y eso era lo que papá Modern Family hacía en el sueño, que cegado por lo nuevo, dejaba de lado lo que había tenido siempre y a la gente que siempre le había querido por algo nuevo y diferente.
No sé. A lo mejor debería ir a la tele porque se me da que te cagas esto de analizar, o debo llamar a algún tipo de psiquiátrico y que me analicen a mí. Cuando yo cuento a la gente estas cosas que sueño siempre me dicen lo mismo: eso es estrés. Jodó con el estrés, que me podría hacer guionista de Hollywood.

Feliz fin de semana y el que pueda que juegue con la nieve, que aquí ni medio copo.

jueves, 28 de febrero de 2013

MALA MALÍSIMA

Hoy estoy que muerdo. De verdad que no llego a entender cómo puede haber gente tan mala malísima y tan hija de puta porque no tienen otro nombre. ¿Os parece lógico que una asociación X, cuyo objetivo es la protección animal, ataque a otra asociación Y por el simple hecho de haber conseguido últimamente más cosas que ellos? ¿Os parece lógico que la acuse, sin fundamento y sin razón, de estar pidiendo dinero de más para no se sabe qué? ¿ Os parece lógico que gente con más años que la tos se ande creando cuentas falsas de facebook y cambiándose el nombre para desacreditar a la asociación Y?.
Pues lo estoy viviendo en propia carne. Y estoy alucinando, estoy estresada, me duele la tripa y estoy de muy  mala leche. Me parece que la caridad, sea a personas o animales, cuando se hace para salir en las fotos y cuando se hace pisando a otros para ser tú el que más haga ya no es caridad, es afán de protagonismo, alimento de ego... y es que no sé cómo expresarlo. Porque encima es gente que hasta hace dos días se iba de cena con la asociación Y y se las daban de amigas.
A veces me entra una desilusión tan grande con el género humano... Yo estoy ahí para ayudar, para sacar animalillos de la calle, para evitar que un desalmado los mate a patadas. Nunca uso mi cuenta personal ni mi nombre porque no quiero protagonismo. Cuando consigo una adopción se la atribuyo a la asociación. Cuando sale un nuevo socio doy gracias en nombre de la asociación. Y todas mis compañeras son iguales que yo en ese sentido. No entiendo como alguien se puede corromper con una labor que se supone que es tan noble y tan altruista. No sé cómo de algo bueno puede salir tanto malo.
Hoy estoy triste. Me da pena la raza humana cuando se comporta así. Están hundiendo el ánimo de muchas personas y están consiguiendo que una asociación que lleva seis años dándolo todo por los animales, se esté planteando el cierre por no soportar la presión. Yo pienso que hay que luchar por lo que uno cree, pero varias de mis compañeras no comparten esta opinión y se están planteando abandonar. Y me duele en lo más profundo.

Un beso a todos y todas.

martes, 26 de febrero de 2013

AYER OS ESTAFÉ

Tengo que reconocer que la entrada de ayer fue una patata. Entre que no tenía nada realmente interesante que decir y que me interrumpieron a medio escribir, os dejé una pequeña basurilla. Estos días estoy un poco en stand by. Esperando un examen, esperando mis apuntes de la carrera, esperando a que pase algo. No sé qué es exactamente, pero parece como si algo nuevo fuera a llegar inesperadamente. Será por estos días que llevamos de viento y frío que parece que estoy en un relato de Poe de misterio.
Como me pasa periódicamente, vuelvo a estar sin fuerza. Ayer pensé que, aunque escasee el dinero, debería volver al gimnasio, porque me viene bien al cuerpo y la mente, pero luego me doy cuenta de que si incluso me da pereza ir a buscar uno, cómo voy a hacer voluntad para ir X días. Creo que de todos los pecados capitales y de todos los defectos humanos, la pereza es el peor. Con pereza no trabajas, no tienes lujuria, no tienes gula, no tienes ganas ni de tener envidia (nótese mi crianza en colegios de monjas que me sé los pecados capitales), y de matar ya ni hablamos. Con pereza nada sale adelante. Con pereza no se lucha. Ayer fue mi primer día sin obligación de ir a trabajar después de dos semanas. Pues fue levantarme a la hora que me dio la gana y toma, una preciosa jaqueca. Y es que el cuerpo está hecho para la actividad.
Yo no sé si el que me lea en estos momentos estará encontrando un sentido a lo que escribo. Puede que simplemente me esté autoconvenciendo para mover el culo del sofá y salir a vivir la vida otra vez, que la he dejado calentita después de dos semanas de actividad y de felicidad. Ahora mismo, mis banales propósitos son:
Un gimnasio que me desentumezca el cuerpo.
Aprender manualidades (tengo lana para pompones y goma eva para fofuchas, libros, interés y dedos patosos).
Una limpieza de armario, que tengo jerseys que literalmente tienen agujeros y vergüenza debería darme salir así a la calle.
Un poco de cocina rápida y sencilla, que no sé si no cocino bien porque no me gusta o no me gusta porque no cocino bien.
Entre los no tan banales están aprobar el First el día 9; empezar con ganas el trimestre en la universidad (mañana ya); sacarme el billete para ir a ver a mis padres en Semana Santa, que mamá cumple 60 y mi hermana se prueba el vestido de novia y eso no me lo puedo perder; y alguna cosa más que guardo para mí.

Para los que seáis de género narcolépsico y de tirar la toalla y recogerla repetidamente, esta entrada no os sonará tan descabellada. Para los demás, perdón, escribir ayuda a solucionar el caos mental.
Feliz martes. Sed felices y no me seáis perezosos.

lunes, 25 de febrero de 2013

LUNES AL SOL

Vuelvo a estar sin trabajo otra vez. Mi baja solo fue de dos semanas. Corto pero intenso. Me lo he pasado pipa y he aprendido algunas cosas. Ahora toca vuelta a recalcular la ruta. El miércoles vuelta a las asignaturas de la uni y el día 9 el examen del First. Este sábado hice el speaking. Parece mentira que pasen los años que pasen y hagas los exámenes que hagas, hay circunstancias que te ponen de los nervios. Un examen oral con dos personas a medio metro de ti, midiendo tus palabras, hace que te tiemblen las calandracas. Yo no sé qué cara tenía al salir del examen que la chica que estaba fuera esperando me miró y puso cara de pánico. Me dio la risa, pobre chica. Le dice que no se preocupara que la cosa no era difícil, pero que ciertamente te pones atacada. Estuve tentada de decirle que a la examinadora no se le entendía ni papa, pero soy de género simpático y me parecía una crueldad.
Lo que me parece muy de alucinar es que la persona con la que tenía que hacer el examen no se presentó, la pareja del chico de antes mía tampoco y las dos personas de después mía tampoco. Recordemos que matricularse para el examen son 190€. Desde aquí hago un llamamiento. Si os sobra ese dinero a alguno dádmelo que prometo darle buen uso.

Feliz lunes.

domingo, 17 de febrero de 2013

SEMANA DE LOCOS

No se me ocurre mejor manera de definir mi semana. Ya no tenía costumbre de madrugar para trabajar, de tener una rutina, de agacharme unas 60 veces al día goma de borrar en mano, y de tener niños que lloran hasta cuando les mires. Me lo he pasado como los enanos esta semana, todo hay que decirlo. He terminado agotada y con agujetas, que vergüenza tendría que darme contar que he tenido tres días de agujetas por la falta de costumbre de estar cinco horas al día de pie.
Si en algo me reafirmo es en que los niños están muy mal educados y con muy poca tolerancia a la frustración. El primer día de trabajo, una de mis niñas lloró siete veces entre las nueve y las once y cuarto de la mañana: porque la habían tocado, porque la habían cogido un lápiz, porque no le salía una letra, porque quería beber agua y yo no sé qué mas cosas. El segundo día castigué a don niños que mientras les regañaba se miraban entre ellos y se reían. El tercero una niña se levantaba de su silla cada vez que le daba la gana y se ofendía cuando porque me enfadaba. El cuarto tuve a un niño jugando tooooodo el día con juguete mientras yo explicaba y cuando se lo quité se pasó más de 40 minutos llorando. El quinto parece que fue bastante mejor.
También he sacado como conclusión que si a un niño de cuatro años le hablas de tus papás teniendo cierta edad, se escandalizan porque no conciben que pasado los 30 puedas ser "hija" porque por fuerza tienes que ser "madre y ambas cosas son incompatibles. He sabido que una persona puede tener pareja pero NO es su novia si no duermen juntos. Y he constatado que si toses delante de 20 niños automáticamente por lo menos cinco toserán y dirán que están malitos, 3 o 4 aprovecharán para decir que quieren agua  2 querrán hacer caca sin demora.
Después de esta semana sin desperdicio me he dedicado a un fin de semana contemplativo. Mi chico se ha ido con su familia a la nieve y yo, que no sé esquiar y la única vez que lo hice casi pierdo una rodilla, me he quedado en el silencio de mi hogar haciendo lo que me ha dado la gana. Como no, he tenido la anécdota del fin de semana. Me ha pasado algo que jamás había pasado y justo tenía que pasar el único día que he dormido sola en muchos años. A las cuatro de la mañana una manada de borrachos empezó a tocar mi timbre. El susto que me pude dar anoche fue mayúsculo. Obviamente no abrí, pero al momento empecé a oir ascensores y carreras por las escaleras. En el fragor del momento me levanté, móvil en mano y me apoyé en la puerta ojo en mirilla dispuesta a que nadie entrara en mi hogar. Hay que ver las cosas que se piensan cuando una es miedosa y está sola. A la media hora oí gritos de policía, policía en la calle y ya no me volví a dormir. Esta mañana, pensando en frío, he supuesto que el timbre era para mi vecino de abajo que tenía fiesta montada y que lo de la policía no tenía nada que ver con el suceso previo.
Yo no entiendo mucho de herencias genéticas, pero me gustaría saber qué parte de mi familia es la que me ha hecho tan miedosa, porque estos sobresaltos nocturnos no pueden ser buenos.
Y mañana lunes de nuevo. Volveré a actualizar en cuanto mi cuerpo serrano  se aclimate, aunque total, una semana me queda de trabajo nada más. Una pena.
Feliz domingo y feliz entrada de semana.

miércoles, 6 de febrero de 2013

A MEDIADOS DE SEMANA

A mediados de semana quién me iba a decir que el vocabulario referente al tiempo que hace, en inglés, era tan extenso y complicado.
A mediados de semana quién me iba a decir que me iban a dar las notas de las cinco asignaturas que he hecho este semestre e iba a tener cinco notables como cinco soles.
A mediados de semana quién me iba a decir que el viernes iba a tener una cenita semiromántica con el muchacho para celebrar mis notas y de rebote el día de San Valentín.
A mediados de semana quién me iba a decir que iba a llevar ya seis días de migraña
A mediados de semana quien me iba a decir que el jueves voy a trabajar gratis y no me va a importar porque volveré a pisar un colegio y una clase llena de enanos.
A mediados de semana me planteo si está bien dicho "a mediados de semana"
A mediados de semana quién me iba a decir que hoy me iba a sentir optimista.

Feliz miércoles.

Edito: me voy a comer una magdalena, y el trocito de Teta de Santa Águeda que me queda de ayer, porque quien me iba a decir, a mediados de semana, que mi rubio se presentaría en casa con esto:

lunes, 4 de febrero de 2013

EL CAMINO DEL ZEN

Llevo varios días pensando cuál iba a ser mi próxima entrada de blog. Tengo temas múltiples pero no son nada gratos. El señor Bárcenas, las matanzas de perros en Punta Umbría, mi jaqueca... Así que me lo he pensado y he preferido darme a la vía del Zen. No sé si lo he dicho en voz alta o solo lo he pensado, pero hace tiempo que pienso que la mayor parte de nuestros males vienen de que nos falta paz interior. Dicen que lo bueno y lo malo lo atraemos nosotros con nuestra actitud. No digo yo que no, pero la suerte, el resto de los mortales y alguna cosilla más también influyen. Lo que es cierto, o quiero pensar que lo es, es que quien la sigue la consigue, y al final el esfuerzo tiene recompensa.
Ahora mismo estoy leyendo un libro de estos que pretenden ser de autoayuda, o quizá el autor no le quiso dar ese enfoque. Sea como sea es de los que te hace pensar. Y leyéndolo, te das cuenta de que realmente estar en paz contigo mismo y llevar una vida ordenada, relajada y feliz no debería ser tan complicado. Hasta ahora he extraído que es importante dedicarte un rato al día para tí mismo, para estar en silencio, para meditar, para conectar con tu interior. Además es importante dedicar un ratito a pensar en lo que has hecho durante el día y cómo podrías haberlo hecho diferente y tomar nota para próximas ocasiones. Es decir, si me he puesto como una energúmena porque se me han colado en el bus, mañana no me pondré a sí, a fin de cuentas voy a llegar al mismo sitio y de mejor humor.
Y por último, a grosso modo todo por supuesto, te llaman la atención sobre la importancia de cuidar cuerpo, mente y alma. Debo decir que rotundamente la alimentación influye en mi estado de ánimo. En el libro te habla del vegetarianismo y de no comer cosas muertas (carne). Esto cada cual es libre de elegir, pero es cierto que cuanto peor comemos, cuanto más grasa metemos al cuerpo, más bollería fina y esas cosas, nos resentimos, nos sentimos peor con nosotros y revierte en las demás facetas. Lo de cuidar mente y alma cae por su propio peso. Hay que leer, que meditar, cambiar un pensamiento negativo por otro positivo, a cada defecto que nos veamos busquemos dos virtudes y tratemos de analizar el por qué de ese defecto y desterrarlo.
Vaya monólogos os suelto a veces, pero cuanto más leo estas, digamos, enseñanzas, más cuenta me doy de que no es tan complicado sentirse bien con uno mismo. Si conseguimos canalizar nuestras emociones, si aprovechamos nuestro potencial y desarrollamos nuestra fuerza de voluntad, la vida nos podrá ir mejor o peor, pero todos seríamos un poquito más felices. Y ahora pregunto ¿Y por qué es tan difícil alcanzarlo?. ¿Desidia, desilusión, apatía, aburrimiento, incredulidad?. Yo creo que lo voy a intentar, no pierdo nada y puedo ganar mucho. Y si no funciona, volveré a comprarme un cargamento de bollos de chocolate y ya pensaremos en el Zen en otro momento.

Feliz lunes.

lunes, 28 de enero de 2013

YA TE LLEGARÁ

¿No os fastidia cuando os dicen eso?. No te preocupes, ya llegará, ya te tocará, ya verás como al final sale,... Las variantes son muchas, pero el fin es el mismo, intentar consolar cuando no se sabe qué decir. Esta mañana he recibido la fatídica llamada que me decía que no me habían cogido en un sitio. Era aquello de lo que hablaba la semana pasado, y la cosa no ha salido. No tenía excesiva esperanza porque la competencia era feroz, pero se queda una un poquito decepcionada. Al parecer para una plaza de infantil con inglés, han cogido a otra que no era yo porque mireusté que tenía alemán y francés también. Bueno, aceptamos que estaba mejor preparada que yo en la cuestión idiomas, pero me planteo ¿No creéis que con esto de la falta de empleo se están pasando un pelo con las exigencias y nos están explotando?. Si buscaban alguien que de clase en un aula de infantil y además inglés, ¿por qué te importa el francés y el alemán? Pues porque a esa chica, ya que la tienen, por el mismo precio le van a meter a dar mil y una cosas más. Así que el colegio tiene tres profesores en uno, cobrando lo que uno, y el colegio cobra por el trabajo de tres.
Como digo, acepto que está mejor preparada que yo, pero ya está tocando la nariz tanto abuso y tanto aprovecharse de la gente. Y ahora que no me lee nadie, estoy hasta los ovarios del inglés, y de hacer carreras, y de pagar para estudiar porque por alguna extraña razón no tengo derecho a becas. Le estoy cogiendo tirria a hablar en inglés, y a estudiar la mente infantil, que de toda la vida me ha encantado. Así que o me sale algo pronto o voy a dar una explosión en plan big bang que espero que Dios nos coja confesados. He dicho.
De momento me quedo con una baja de paternidad que me ofrecieron en el cole aquel donde no me cogieron por no ser hombre. Me prometieron que lo primero que saliera sería para mí y han cumplido. Son solo doce días pero que voy a pasar más feliz que una perdiz rodeada de enanos. Algo es algo y por algún sitio hay que empezar, así que eso es lo que hay.

Y así, para que la entrada no quede tan derrotista, que no lo es aunque lo parezca, más bien es un poco de "necesito desfogarme", os cuento que este fin de semana he ido a una calçotada. Así en resumen podría decir que es un grupo de amigos comiendo kilos y toneladas de algo parecido a una cebolla, mojado en salsa romescu. El grupo en particular con el que fui lo regaron todo bien regado de vino peleón, pero me han dicho que lo tradicional es hacerlo con cava. Nunca había ido a una cosa de estas y me pareció bastante curioso, porque además volviendo de esa zona, veías un montón de nubecillas de humo de gente haciendo calçots. El resumen lo podría hacer más o menos así: calçots, tarda de chocolate, vino, mojitos, un pedo curioso, risa floja, domingo de paz. De esta paz.
Os dejo esta vista de la Playa de Cristal. Me hubiera quedado horas. Feliz semana.

viernes, 25 de enero de 2013

LIBROS A MÍ

Por si no lo había dicho nunca, a veces soy un poquito compulsiva. Me viene de familia, diría que concretamente de mi padre. Cuando le da por algo es un ansia viva y remueve cielo y tierra por ese algo. Ahora tenemos una nueva obsesión. Lo curioso del asunto es que nos ha dado a los cuatro al unísono. Es una "compulsión de género familiar" que todos los psicólogos del mundo deberían analizar.
Por si tampoco lo había dicho, esta Navidad la estrella en mi casa ha sido el E-book. Ya podéis atar cabos. Yo ya tenía desde hacía un año, pero el resto de mi familia eran un poco reacios. Para los que somos amantes de la lectura, el cambio del papel a lo digital es un poco duro, porque somos de los que nos gusta tocar el libro, olerlo... A lo que voy, que en estos días que he terminado un semestre y no he empezado el otro, me he dado al vicio lector. Y yo no soy de leer despacio, asimilando y disfrutando. Disfruto sí, pero tantos años de estudio me han dado una velocidad lectora que parece que ojeo el libro más que leerlo. En cuatro días llevo cuatro libros. Sí, que no son de esos gordotes, que de momento me apetecía más una lectura ligera y después de un par más ya me meteré con algo más de lector modo experto. Estoy todo el día enganchada al E-book, si siesta, ni tele ni nada: LIBROS. Y digo yo que ojala todos los vicios fueran esos.
Ayer, en una de esas charlas telefónicas con mi padre, que nunca son inferiores a 20 minutos, empezamos a hablar de libros. Las dos primeras semanas después de Navidad, el regalo estrella pasó un poco sin pena ni gloria. Cada uno estaba con su libro de papel, no sabían bien como funcionaba el cacharro y se quedó ahí cogiendo polvo. Pero de una semana ha esta parte la parte compulsiva de la familia ha aflorado en su  máximo apogeo. Por lo que pude extraer de la conversación de ayer, mi padre ha pasado de acostar a las once a hacerlo a la una y pico. Mi madre no ve la tele y mi hermana se ha vuelto adicta al sofá, la manta, la perra encima y el E-book en la mano. Espero que se acuerde de que está preparando una boda. Esto es como todo, cuando coges algo que te gusta lo coges con muchas ganas, imagino que luego te templas un poco. Pero nosotros ahora mismo estamos totalmente enganchados.
Y es que esto del E-book (si alguna marca me hubiera hecho la pelota ahora mismo le haría la publicidad de su vida) es una cosa realmente cómoda. Tú te vas a la cama, al baño, al metro, donde sea, y si estás con uno de Ken Follet es fácil de pierdas la sensibilidad de una mano. Pero con el cacharrito es otra cosa, no pesa, no molesta, no ocupa espacio, tienes facilidad para poner la letra como más te guste y de regalo no hace tanto daño a la vista como una tablet o sucedáneo. Oye, que estamos "encantaos".
También os digo una cosa, estoy deseando saber cuál será la obsesión de mi padre, que como va por ciclos, creo que pronto le volverá a tocar la de los teléfonos móviles. Y ahora que no me leen ni me oyen, qué encantada estoy con mi familia. Hasta las obsesiones las podemos compartir.

Feliz fin de semana.

lunes, 21 de enero de 2013

REMONTANDO

Esta de hoy es una entrada de género enigmático. No me suele gustar hablar de las posibilidades en ciertos terrenos hasta que no las tengo atadas y bien atadas. Sé que en cierta manera es una estupidez, porque lo que tiene que ser será y lo que tenga que pasar pasará. Pero como en los últimos años me he dado muchas veces de cara con la realidad, prefiero permanecer muda. Tengo alrededor personas que me apoyan, me animan, se alegran con mis victorias y se apenan con mis fracasos. Y supongo que en parte es por ellos. Cuando les cuento que puede pasar X cosa, ellos se alegran y piensan "ahora sí"; y cuando la cosa no sale siento que tengo que cargar con el peso de mi propia decepción, la preocupación de los míos por verme triste y su pequeña decepción. No es que yo les decepcione, pero mis no victorias también les duelen. Así que prefiero no contarles nada hasta que no está el asunto cerrado.
Mi chico no comparte mi punto de vista. Él cree que si no cuento las cosas, la gente cree que no me muevo y que no hago nada por avanzar, y se refiere concretamente a su familia. Y claro, amablemente le tengo que decir que lo que piense su familia en ese terreno me la suda, pero educadamente. Que piensen que buso trabajo o no, que piensen que estudio 6 horas al día o 10 minutos es algo que me trae sin cuidado. Yo sé perfectamente lo que hago, lo que me esfuerzo y lo que persigo. Y si a mi propia familia no le cuento ciertas cosas por no darles falsas expectativas, menos se lo voy a contar a la suya para que no piensen que soy una vaga. A fin de cuentas yo no vivo de mi novio, que para lo que me falta tengo un buen respaldo que me daría media vida si hiciera falta.
Después de esta parrafada, a lo que iba. Que parece que puede ser que sea posible que la cosa remonte un poquitín. Es poquita cosa pero por algo hay que empezar y el camino se hace al andar que dijo aquel. Tengo algo agarrado con manos, dientes y pies y otro algo bastante al viento. Espero poder ser más clara pronto. Pero como aquí hay un grupo de mujeres bastante majas y apañadas que me dan ánimos y me empujan al bien pensar y al optimismo, pensaba que tenía que contarlo, aunque fuera en clave. Las cosas buenas hay que compartirlas.
Besos gordos para tod@s y feliz lunes.

jueves, 17 de enero de 2013

QUIERO SER FAMOSA

A veces me emparanoyo con las cosas más absurdas del mundo. Será que el paro deja mucho tiempo para pensar. Llevo días dando vueltas al hecho de que me gustaría ser famosa. A mis casi 33 años pensando en esas tonterías, diréis. Y con razón. Yo no quiero ser de esos famosos que no pueden rascarse sin que piensen que tiene piojos, ni de esos que se sientan en los tronos y dicen marranadas. Yo más bien quiero ser conocida. Me he dado cuenta de todo el tiempo que he desperdiciado a lo largo de los últimos 13 años más o menos. Cuando realmente te puedes comer el mundo, cuando la responsabilidad todavía no te aprisiona. Y yo veo a esos conocidillos que ahora van al teatro, ahora se suben una montaña, luego una campaña solidaria, un tonteo por aquí un pasapalabra por allí,...
Sí, lo sé, es la tontería del día en vuestras pantallas. Pero anoche concluí que me daban envidia. Porque eso es algo que podemos hacer todos sí, pero ellos tienen la facilidad del dinero y de la carita. Yo no puedo permitirme ir al teatro todas las semanas y de rebote al cine. Y en una campaña benéfica puedo dar cinco euros y mi mejor sonrisa. Si escribiera un libro no lo leería ni el Tato. Y lo más que me regalan en las tiendas que voy son muestras de cremas anti-edad. Creo que hoy me he levantado con el chip de la envidia puesto. Creo que me hace mal ver las fotos de Paula Echevarría en instagram y las excursiones de Jesús Calleja.
Yo mientras a lo mío, a seguir estudiando, a dormir más de diez horas (que a ver si me lo explicáis cómo puedo estar durmiendo más de diez horas y ser incapaz de levantarme), mis clases de inglés, y mis galletas integrales. ¿Habéis tenido alguna vez alguna idea de carácter estúpido, improbable y surrealista?.

Buenos días.

miércoles, 16 de enero de 2013

ME HA VUELTO A PASAR

Mis historias con las entrevistas de trabajo suelen ser variopintas, me imagino que como las de todo el mundo. Unas veces haces una entrevista con alguien con permanente cara de odio y crees que la has fastidiado en cuanto has abierto la boca, pero no. Otras veces te dicen que eres perfecta para el puesto, que les encantas, que esperan verte pronto allí,  y luego te dicen que lo sienten pero que como ya hay muchas mujeres en el colegio tenían que coger a un hombre, a pesar de haber quedado tú la primera. Pero hoy me ha vuelto a pasar algo que me sucede periódicamente y no comprendo por qué. Mi curriculum llega a manos de alguien que se preocupa de leerlo sólo por encima, y me llama. Me llamaron para una entrevista en una academia, para ser profesora de inglés concretamente. Yo encantada de la vida, porque si bien no es el trabajo de mis sueños, es trabajo y me agarro con los dientes si hace falta. La cita era para hoy a las cinco de la tarde. Pues ya no. Hace un ratito he recibido una llamada diciéndome que han releído mi currículum y han visto que ellos necesitan un nivel superior al que yo tengo. El puesto es para enseñar justo el nivel que yo estoy intentando coger en otra academia. Así que gracias y hasta otra.
Digo yo que si te dedicas a recursos humanos, y te encargas de leer estos currículums a diario lo lógico es que les prestes un mínimo de atención, porque tú pierdes el tiempo, das esperanza a alguien como yo y al final perdemos todos. Y lo duro de la situación es que es la tercera vez que me pasa. Hace tres años hice fui a una entrevista, un colegio fuera de la ciudad, a las cuatro de la tarde. Y cuando llegué y abrieron mi currículum se dieron cuenta que se habían equivocado y que lo sentían mucho y que, literalmente ¿Sabes dónde está la puerta no?. Hace más años todavía fue peor, porque el colegio estaba en Madrid. Me cogí un AVE, conseguí llegar al recóndito lugar donde estaba el colegio y después, sólo después de hacerme la entrevista, cuando ya me decían que les gustaba mucho y que si quería ver el colegio, miraron mi currículum y se dieron cuenta del lamentable error.
También me pasó otra vez pero se dieron cuenta cuando ya me habían contratado de que me quedaban tres asignaturas de mi tercera titulación que era justo la que les interesaba. Así que el trato fue, o apruebas en septiembre o a la calle. Creo que no he tenido más presión en mi vida para aprobar un examen.
Yo os prometo que mis credenciales están perfectamente estructuradas, son claras, concisas y con todos los datos pertinentes. No entiendo que estas cosas pasen. Será porque he hecho tantas entrevistas que por estadística me tenía que tocar o es la tónica habitual o he tenido mala suerte, porque si no, es que no me lo explico. Si alguien ha vivido este tipo de situaciones que se manifieste y me lo cuente, que se lo agradeceré enormemente.

Feliz Miércoles.

lunes, 14 de enero de 2013

EL DÍA PERDIDO

Estos días ando reflexiva sobre un tema que me resulta inquietante. Lo empecé a notar ya desde mis tiempos mozos de estudiante de EGB y me he dado cuenta que en todas las facetas de nuestra vida nos pasa esto: siempre nos falta un día. El sábado tuve cuatro exámenes. CUATRO. Para mí solita. Estuve todo el día metida en la facultad. Eso ha derivado en una migraña brutal que me tiene escribiendo con un ojo medio cerrado, pero a lo que iba. Cada vez que hacía uno de los exámenes pensaba: si hubiera habido un día más para estudiar...
Al salir de los exámenes ya empecé a pensar en los del sábado próximo y lo primero que acordé conmigo misma fue: el domingo de relax, y ya empiezo el lunes. Al final me lo tomé forzoso igual que me tengo que tomar hoy porque soy incapaz de leer y entender una sola letra con este estallido cerebral que tengo. Pero este pacto que me hice, me hizo pensar. En el cole era: si hubieran dado un día más para estudiar las tablas. En el insti: si retrasaran un día el examen. En la uni: si hubieran dado más plazo para entregar el trabajo. Y en la vida en general: si pudiera ir mejor mañana, si hubiéramos quedado antes, si me lo hubieras dicho antes....
Y es así con todo. Por fin, a estas edades, me he dado cuenta de que nos encanta retrasar las cosas un poquito más. Vamos siempre con prisa, siempre con la lengua fuera cuando el secreto es empezarlo todo un poquito antes. Si tienes/quieres ver a alguien, ¿Por qué lo vamos retrasando? ¿Por qué tanta pereza? Y si hay que hacer algo ya sea por estudios, por trabajo, ¿Por qué lo vamos retrasando una hora más, un día más?. Parece que tengamos miedo a enfrentarnos a los retos o que la pereza que nos ha dado la vida nos hace retrasar las cosas a ver si desaparecen.
Lo malo es que esta apatía muchas veces se traslada a las cosas que realmente nos apetece hacer. Me pasa con algunos amigos que hablamos de vernos y, como somos muy sinceros nos decimos: sinceramente, es que no me apetece salir. Me pasa particularmente con un amigo y con una amiga, que a pesar de tener ganas de vernos lo vamos dejando, por no tener que arrancar la actividad. Y según leo lo que estoy escribiendo me estoy enfadando conmigo misma. Tengo ganas de hacer mil cosas, pero luego algo tan simple como tener que lavarme el pelo me frena para hacerlas. Quiero salir con fulanita (ay chica qué pereza que tengo el pelo sucio y me lo tengo que lavar para salir y mireusté que no me apetece nada). Qué ganas de comer pizza (pero es que hay que bajar a buscarla y hay que vestirse, deja que mejor hacemos aquí cualquier cosa).
Oye y así con todo. ¿Sabéis la de proyectos que tengo para el 2013?. Pequeños, pero son míos: tengo que sacarme el First de Inglés, aprobar en junio otras cinco asignaturas aparte de las que tengo ahora, quiero salir a andar todos los días, aprender a hacer fofuchas y  pompones, leer una montaña de libros que me apetecen un montón, salir al campo los fines de semana, recuperar a esa gente que estoy dejando atrás, seguir la búsqueda activa de empleo y encontrarlo, reirme como una loca de cualquier tontería, salir de tiendas y renovar el vestuario, actualizar el blog más a menudo,..., Y PARA TODO TENGO UNA BUENA EXCUSA PARA NO ARRANCAR.
Y esto no puede ser. Venga, ideas para espabilarme. Con mi chico no cuento para que me espabile porque es un hombre pegado a un ordenador, que esa es otra que ya discutiremos otro día. ¿Cómo puedo animarme a hacer cosas si vivo con una seta con raíces y todo?.

Feliz lunes y fuera la apatía. Haced muchas cosas y luego me las contáis a ver si me dais envidia.

martes, 8 de enero de 2013

REYES MAGOS

Al hilo de un comentario en mi anterior entrada me he dado cuenta que no he comentado nada de los Reyes Magos. Mis Reyes en Nochebuena fueron surrealistas y graciosos como siempre. Los del seis de enero me han hecho plantearme que o bien voy teniendo una edad y no me doy cuenta o bien mi familia política piensa que soy una hortera. TODO lo que me han regalado ha sido ropa. Mi chico fue con mi suegra a comprarme ropa pija. Mi cuñado me ha traído de Barcelona ropa pija, mi suegra me ha comprado ropa pija. Todo muy mono, hay que decirlo, pero creo que el universo ha decidido que tengo que renovar vestuario y cambiar mi estilo.
No es que me importe que me regalen ropa, pero no es un regalo que me haga especial ilusión, porque soy muy mía. Me hace ilusión la cara de mi novio mientras abría sus regalos. Pero la ropa no me dice nada. No me da sensación de que alguien haya pensado en mi al regalarme, más bien han pensado en cómo me quieren ver ellos vestida, que es distinto. No sé, a lo mejor ciertamente ha llegado el momento de vestir como una mujer entrada en la treintena en lugar de vestir como una veinteañera tardía. Por cierto, quiero ver vuestros estilismos :)

APARICIONES

Hace dos días me pasó una de esas cosas que dices: ¿Por qué a mí?. Estaba yo sentadita viendo la tele cuando recibí un whatsapp.
- Hola.
- Hola. No sé quién eres.
-¡Has borrado mi número! Soy Alberto.
-Pues además de la agenda debo tener borrada mi cabeza porque sólo conozco un Alberto y no eres tú.
-Ummmmm. A lo mejor me conoces por ***
-¡Hala, sí! Por *** claro que te conozco.

A partir de ahí se produjo una conversación insustancial y totalmente vacía que no llevó a ninguna parte. El caso es que era un ex amigo de esos con derechos a tocamiento que tenía yo antes de estar con mi chico, hace ya seis años. Me quedé un poco ojiplática la verdad. En resumen el muchacho ha tenido un hijo, pero no conseguí sacarle si seguía teniendo pareja. Y todo su afán era saber si yo seguía viviendo donde vivo y si sigo teniendo la pareja que tenía. Por último me remató con que si iba a ver a mi familia que le llamara y nos tomábamos algo. Y ya no se produjo palabra alguna.
Me resulta curioso como la vida tiene estas vueltas y estos bucles. No le encuentro sentido a, después de tanto tiempo, intentar saber algo de alguien con quien ni siquiera te unía una amistad. Nos unía lo que nos unía y nada más. Si hubiéramos sido amigos que han perdido el contacto se puede entender, pero yo creo que realmente ni cariño nos teníamos. Yo estaba en un punto un poco "loco" y él era un poco crapulilla. Así que no voy a seguir manteniendo conversaciones, ni lo llamaré si voy a ver a mi familia. Creo que no me puede traer nada positivo, más bien al contrario. No sé qué mueve a veces a las personas a hacer ciertas cosas. Y esta es una de esas a las que no le encuentro explicación. Bueno sí, es una explicación un poco marrana que no voy a describir aquí.
Yo ahora a mantener la cabeza centradita, que este sábado tengo cuatro exámenes y estoy en fase de pérdida de perímetro estomacal preboda. Vamos, que estaba como un tónel y me esfuerzo por no picar entre horas. Esta semana 1,400 menos. Y con roscón por medio. Una campeona. A ver si me aplico con el resto de mis propósitos, que soy bastante ambiciosa yo con los principios de año. Espero que todos y todas hayáis empezado el año con buen pie, que tengáis mucho optimismo y mucha fuerza, no para afrontar el año, sino para vivirlo, disfrutarlo y ser felices.
Feliz martes.