miércoles, 26 de septiembre de 2012

SENTADITA EN MI CASITA


Y así una y todas las mañanas. La variante es que hoy estoy con una manguita larga y unas zapatillas un poco más abrigadas. Bendito otoño qué ganas tenía de que llegaras. Realmente yo pretendía que mi blog fuera un lugar de anécdotas y disparates varios pero, como me dijo ayer mi padre: hija, es que no vas a llamar nunca para dar una buena noticia?. Oye pues no hay manera. Tengo un gato con hongos y una campana de plástico en la cabeza, una asignatura aprobada en la que la profesora se ha confundido y me ha suspendido, unos papeles del banco que tenían que haber llegado hace tres días y que no aparecen, una familia que sigue estando pirada, una herencia por la que tengo que pagar casi 30.000€ para poder disfrutarla, una academia de inglés que ya ha retrasado su inicio tres veces y una única clase particular que supone todo el dinero que ingreso en mi casa.
A mí me parece que el karma me está vacilando, porque vive dios que yo no soy tan mala como para que no me den ni una alegría chiquitica. Además ando horrorizada viendo todo lo que pasó en Madrid en el 25S. Es necesario, era inevitable, pero me pregunto ¿servirá para algo?. Porque no veo yo al gobierno muy por la labor de darnos una tregua. He visto varios vídeos con cargas policiales y demás, y me sorprende la facilidad con la que la gente está echando pestes de los policías, que sí, que se han pasado en muchos casos, pero no se dan cuenta que eso está desviando la atención de los verdaderos culpables de todo. Estamos dejando de hablar del gobierno para hablar de los policías. Que dicho sea de paso y que no se me enfade nadie, en más de una ocasión han sido los manifestantes los que han empezado agrediendo. Que luego a los policías se les ha ido la mano agrediendo a todo el que se ponía por delante, cierto, pero el grupúsculo de manifestantes no pacíficos tienen gran parte de culpa de lo que ha venido después. Y otra vez, dejamos de hablar de los verdaderos asesinos de la democracia española. Rajoy y sus secuaces. ¿Hasta cuándo tendrá que pasar hambre el pueblo para que se den cuenta de que lo están ahogando y matando de hambre? Todos sabíamos que había que hacer sacrificios, pero es que los sacrificios los están haciendo los mismos de siempre, y los otros a vivir como reyes.
Que por cierto, el Rey, ese otro que tal. Me parece estupendo tener una figura que nos represente en el exterior y dé una supuesta buena imagen. Pero me gustaría tener un rey que tuviera voz y voto y pudiera mandar a tomar por culo al gobierno. Me gustaría tener una constitución en la que se contemplara que se pudiera echar a un gobierno que no cumpliera sus promesas. Me gustaría tener una democracia real, unas elecciones abiertas, tener algo más que un bipartidismo rancio. Creo que lo que me gustaría es irme a un país más avanzado. Ay Finlandia, cuántas lecciones deberías darnos.

Vamos a darle a la semana una oportunidad de mejorar, que todavía está por la mitad.

Buenos días.