viernes, 29 de junio de 2012

NARCISISMO BLOGUERO

Por tercera, cuarta, quinta vez, me he propuesto la ardua tarea de escribir un blog y, lo que es el más difícil todavía, continuarlo. Cuando empecé en este mundillo era una opositora, una eterna opositora. El mundo de los maestros no es tan fácil y tan bonito como todo el mundo imagina. El blog era una manera de descargar tensiones. Pero con el tiempo dejé de opositar y dejé de escribir.
A ese blog le han seguido otros, sosetes, aburridos, de mis anécdotas, de mis frustraciones,... pero al final el resultado es el mismo: pasa el tiempo, cambian mis circunstancias y mis blogs se desvanecen.
Pues esta vez no quiero que pase, quiero un blog, quiero que me lean, o que no me lean, pero quiero escribir. Me encanta, lo necesito, aunque la musa decidió irse hace tiempo. Creo que no es un buen momento para escribir un blog, con la fiebre del tuiter, el facebook y todas estas historias. Tanta comunicación encierra un fondo narcisista curioso. Antes todo el mundo tenía un blog, pero al aparecer twitter todo el mundo veía satisfecho al instante su afán de ser leído, comprendido, respondido. Para qué escribir en un blog, si en 140 caractereres puedes decir cuántas cosas quieras y llegarán instantaneamente a un montón de personas, que tienen el mismo afán que tú de ser leído y de poder opinar de temas que ni siquiera conocen.
Bueno, pues soy una narcisista más. Necesito escribir, comunicar y que alguien, pocos o muchos, me lean. Todavía no sé por dónde irá esta idea, ni qué se podrá leer aquí a lo largo del tiempo, pero sea como sea:

Bienvenidos a este mundo de locura.